El Problema de 'La Seca'

Distintos factores inciden en el proceso de deterioro y muerte de encinas y alcornoques en las dehesas del Suroeste de la Península Ibérica, La dehesa sufre una fuerte regresión y la pérdida de pies de árbol adultos se ha incrementado en los últimos 20 años en un proceso imparable que supone una honda preocupación en todos los agentes implicados en la propiedad, gestión, conservación y legislación de todo lo relacionado con este sistema agrosilvopastoral con múltiples implicaciones en el desarrollo rural de las comunidades autónomas de Extremadura, Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla-León y Madrid.

Antes de entrar en materia y delimitar el significado de los males que afectan a la dehesa, cabe fijar bien a qué problema nos enfrentamos cuando hablamos de Seca o de decaimiento. En la obra 'Procesos de decaimiento forestal. Situación del conocimiento', editada por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía en 2009, se plantea si el nombre popular de Seca es lo mismo que decaimiento en referencia a que no se puede llamar Seca a todo lo que supone la muerte del arbolado, pues los factores del decaimiento son múltiples y, en muchas ocasiones, independientes. Así, este informe sostiene que se deben diferenciar las situaciones en las que el estado sanitario del arbolado se debe a una enfermedad o plaga frente a otras propias del decaimiento forestal complejo entendido como una enfermedad que deriva de múltiples factores.

El 'Libro Verde de la Dehesa', por su parte, propone que los factores de debilitamiento pueden ser ligeras desviaciones del clima local, las podas o descorches inadecuados y las alteraciones drásticas del suelo, así como determinados patógenos. Evidentemente, en TSD planteamos que estos patógenos, entre los que se encuentran la 'Phytophthora cinnamomi' , 'Biscogniauxia mediterranea' y 'Botryosphaeria spp.'' o el insecto 'Cerambyx sp' atacan con mayor virulencia a los árboles más débiles o que se encuentran bajo situaciones de sequía, sobrecarga ganadera, zonas encharcadas por descontrol de la escorrentía etc…

En TSD somos conscientes de este conjunto de factores diversos y de complicada resolución y para ello disponemos de mecanismos de diagnóstico que tienen como fin último proponer actuaciones en tres líneas básicas: prevenir la acción de los elementos que perjudican a los árboles, controlar los focos afectados y proteger las zonas sanas de la dehesa.

  • Blog y Noticias

    Las noticias más destacadas del sector, puestas a su disposición.